¡TU POSTURA ESTÁ MAL!?

¿DEBEMOS CORREGIR NUESTRA POSTURA?

¿Cuántos métodos terapéuticos y de ejercicio físico han centrado su atención en la corrección de la postura?. La premisa suele ser: “tu postura es MALA y has de corregirla”.

He decidido comentar algo al respecto de este tema porque ya me cansa escuchar a multitud de clientes acudir a la consulta y decir que les duele la espalda (lo más habitual) porque tienen una mala postura… o aun peor, porque alguien les ha dicho que tienen una mala postura.

No es que no pienso que determinadas actitudes posturales pueden generar tensiones a nivel estructural y funcional, en esto estoy de acuerdo. Pero no creo que eso quiera decir ni que tenemos una mala postura ni que necesariamente debemos corregirla. A continuación explico mi punto de vista sobre ello.

FACTORES QUE INFLUYEN EN EL CONTROL POSTURAL

Tanto en el control de la postura como del movimiento interviene el sentido de la propiocepción. La propiocepción es el sentido que informa al organismo de la posición de las partes corporales. Regula la dirección y el rango articular del movimiento y permite las reacciones y respuestas reflejas automáticas. Participa en el desarrollo del esquema corporal en relación al espacio y da soporte para la realización de las acciones motoras. A pesar de que los mecanismos propioceptivos comprenden vías conscientes e inconscientes, la mayor parte de la información aferente que nos llega para el mantenimiento de la postura es de forma inconsciente.

A su vez, la postura está determinada no solamente por factores neuro-fisiológicos o mecánicos, sino por el contexto particular de cada persona. Como decía en un post sobre “estabilidad y control postural”, el control de la postura es un complejo mecanismo de interacción sensorial combinado con sensaciones visuales, táctiles, el sistema vestibular y la propiocepción, además de la influencia de factores como la respiración, la ansiedad y el estado de ánimo, quedando patente que el sistema postural requiere una integración de varios factores y un correcto funcionamiento de ellos.

ADAPTACIÓN POSTURAL

El hecho de que alguien utilice algún método de corrección postural basado en el trabajo sobre el cuerpo puede producir cambios en la postura en mayor o menor medida. Pero los resultados y la perdurabilidad en el tiempo son mayores cuando se tiene en cuenta el contexto de la persona y conectamos la información entre cuerpo y mente, teniendo en cuenta cómo esa persona ha adaptado su postura en función de la interpretación de las circunstancias que rodean su vida desde un punto de vista más global.

Entender por qué tenemos una determinada actitud postural antes de intentar cambiarla tiene mucho más sentido que cambiar nuestra postura simplemente porque pensamos que está mal.

Dejemos de tratar la postura como un FALLO y veámosla como una ADAPTACIÓN. Tratemos de entender esa adaptación y después, si tiene sentido, busquemos la forma de cambiar esa adaptación siendo conscientes de que los cambios en el cuerpo se verán acompañados de otros cambios en el contexto.

* Post basado en mi experiencia personal y aprendizajes en “human decoding“.

Un comentario el “¡TU POSTURA ESTÁ MAL!?

  1. Pingback: Ejercicios de relajación miofascial con Roller | EJERCICIO TERAPÉUTICO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: